La planeación fiscal-legal, junto con la financiera, han  sido parte de la rutina regular de planificación de  negocios  de las empresas más exitosas y grandes corporaciones en nuestro país y el mundo. Con ellas se han reducido el pago de contribuciones, maximizado las utilidades y eficientado el uso de los recursos para la disminución de costos y gastos.

Hoy es relevante tomar en cuenta los cambios tecnológicos y su efecto en los procesos de negocios. Debemos destacar  el del uso intensivo de las tecnologías de información y comunicaciones (TIC) y las reformas legales que han incluido a éstas tecnologías en los procesos de las empresas y los gobiernos.

En materia fiscal-legal, la planeación  tradicional tomaba en cuanta lo que decía la Ley y se implementaban diversas estrategias que iban desde las documentales defendibles ante los tribunales con una buena proporción de éxito, hasta las más ilegales como son la creación de empresas fantasma, la facturación de operaciones inexistentes, falsas cooperativas  y otras similares.

Hoy, es menester tomar en cuenta la huella electrónica que nuestras operaciones dejan en la red y sus servidores, pero también es importante tomar en cuenta las nuevas herramientas que este nuevo entorno electrónico y global  nos brinda.

Entre los puntos a tomar en cuenta en este nuevo entorno para realizar una moderna planeación fiscal-legal-financiera se encuentra el uso de las siguientes herramientas:

Operaciones con sistemas de pagos en línea

Es un medio o servicio de pago electrónico como PayPal, e-cash, WebMoney y Payoneer. Con estos se pueden realizar diversas transacciones como hacer compras, recibir pagos y hacer transferencias fuera y dentro del sistema financiero formal. A nivel nacional e internacional. Aquí estamos hablando desde hacer uso de las plataformas existentes hasta crear una nueva plataforma.

Activos virtuales

También conocidas como criptomonedas o monedas digitales descentralizadas. Es decir, son monedas con un valor de mercado y no  sólo son medios de pago. Entre estas monedas encontramos al famoso Bitcoin, también al litecoin, Peercoin y el Quark. Hay más de 700 diferentes monedas digitales. Estas varían su valor en dólares y por ello se utilizan como medio de especulación e inversión. Éstas también son aceptadas como pago en diversas plataformas de negocios en la web y también en diversos establecimientos tradicionales como cafeterías, tiendas departamentales, restaurantes, etc. alrededor del mundo. Hoy son de gran utilidad en la realización de diversos tipos de  transacciones nacionales como internacionales tales   como la adquisición de bienes raíces, de activos fijos, de mercancías, etc.

Recientemente, las criptomonedas están siendo utilizadas como instrumentos para levantar capital para financiar empresas de innovación tecnológica (startups).

Uso de Smart contracts

Estos  smart contracts o contratos inteligentes son códigos  informáticos escritos con lenguajes de programación, es decir, son  sentencias y comandos en el código que lo forma. Estos contratos  tienen validez  sin depender de autoridades ya que se crean sobre una cadena de bloques  con sellado de tiempo lo que hace imposible su modificación y revisión.

Como cualquier contrato, el contrato inteligente es un convenio que crea o transfiere obligaciones y derechos entre los que lo celebran. La diferencia entre los contratos normales o de papel y los inteligentes es que los Smart contracts se ejecutan y se hacen cumplir por si mismos sin intervención de un intermediario,  de manera autónoma y automática. Además de que su contenido no es sujeto de interpretación, está en un código visible y transparente.

Las posibilidades de uso de estos contratos son ilimitadas

Estas opciones, utilizadas junto con una estrategia de offshoring (envío de recursos al  extranjero) y localización o dispersión de operaciones productivas en diversas jurisdicciones fiscales, aprovechando los diversos tratados internacionales, crean una parte de los puntos a tomar en cuenta en  la planeación de los negocios para los años por venir de este siglo XXI.

Si quieres saber más en materia legal y fiscal: Servicios Fiscales y legales PRIAL

Menú Principal