La relevancia de la Reestructuración de empresas en México es indiscutible y sin embargo poco se conoce de ella.

En resumen, la reestructuración de empresas es un proceso de modernización y optimización de la estructura de una empresa para adaptarla a una economía competida y que pueda generar alta rentabilidad, acumule riqueza y genere valor de mercado.

Los antecedentes y el porqué de la importancia de la reestructuración de empresas en México deriva del modelo de desarrollo posrevolucionario. El modelo que funcionó hasta finales de los años ochenta del siglo pasado fue uno que ante todo buscaba el fortalecimiento y consolidación del estado mexicano y sus instituciones. El estado asumió el control y dirección del desarrollo económico del país. Era una economía cerrada.

No se puso gran énfasis en generar empresas y una cultura empresarial fuertes.

El entorno de economía cerrada dio oportunidad a que empresas de diverso giros se desarrollaran proveyendo productos y servicios a una población en franco crecimiento.  La mayoría de ellas con procesos, usos y costumbres heredados del siglo XIX y antes. Muy pocas adoptaron procesos, tecnología y estrategias modernas de producción. No había necesidad, el mercado estaba garantizado.

Fue a principios de  los años noventa que el modelo de economía cerrada se cambia por uno de economía abierta con lo cual se abren las fronteras a productos y servicios extranjeros, firmando tratados comerciales con diversos países. Es en este momento cuando inicia una competencia internacional en el mercado mexicano.

Sin embargo, aunado a una ausencia de una cultura empresarial innovadora y ambiciosa,   muchas de nuestras empresas no pasaron por un proceso de modernización o actualización para adaptarse al entorno competido de una economía abierta. Lo cual ha traído como consecuencia ineficiencias, incremento de  costos y gastos, baja rentabilidad y el estancamiento. Esto en el mejor de los casos.

La reestructuración de  empresas  ha sido la respuesta para la  modernización  y adaptación exitosa de las empresas tradicionales al entorno actual del país.  Ya que ésta   observa a la empresa como un sistema compuesto de varios subsistemas o aspectos:

  • Mercado/ventas
  • Producto/ servicio
  • Organización
  • Finanzas
  • Fiscal
  • Legal laboral
  • Legal corporativo
  • Tecnología (TIC)

Tales aspectos se  modifican de forma ordenada y coordinada para crear  una estructura empresarial moderna y fuerte que sea capaz de generar alta rentabilidad, acumular riqueza y generar valor de mercado.

Aquello ha traído  como resultado el garantizar la sobrevivencia de diversas empresas tradicionales  y  entrar en un proceso de crecimiento y expansión, no solo en el mercado mexicano, sino en el mercado internacional también.

Hoy entrar en un proceso de reestructuración es una de las  mejores inversiones que podemos hacer en nuestras empresas.

Solo se requiere ambición y disciplina para hacerlo.

Menú Principal