ganancias

En las empresas, la percepción del día a día nos hace perder de vista la razón fundamental por la que nos dedicamos a estas: ganar dinero.

Esto viene a colación ya que en recientes fechas escucho en la comunidad empresarial algunas inquietudes derivadas de la difusión de algunos indicadores económicos, los cuales les crean un estado de incertidumbre y temor: devaluación del peso frente al dólar, caída del precio del petróleo, el efecto poco favorable de las reformas estructurales, bajo crecimiento, etc.

Y en este entorno aparentemente desfavorable, aprovecho esta ocasione para preguntarnos: ¿Qué hemos estado haciendo en nuestras empresas? ¿Hemos estado ganando dinero?

En el día a día ponemos mucha atención en “impulsar” las ventas y “controlar” los costos y gastos, creyendo que esto por si solo garantiza la buena marcha de la empresa.

Poco hacemos en priorizar las ganancias, las cuales son la razón misma de los negocios.

Priorizar las ganancias sobre los costos y gastos lo logramos con el siguiente orden:

  1. Enfocándonos en incrementar el volumen y la velocidad del ingreso de ganancias liquidas a la empresa. Es decir, no ventas a crédito o ventas netas. Se refiere a la porción de ganancias que se obtiene en cada venta. Esto se debe ingresarse a la empresa lo más pronto posible.
  2. Reduciendo al mismo tiempo los inventarios ($)
  3. Y reduciendo al mismo tiempo los gastos de operación ($)

La propuesta es que la empresa, como sistema, debiera enfocarse en generar ganancias lo más rápido posible, ya que la demora en obtener ganancias lo único que hace es generar un incremento en gastos de operación, costos e inventarios, lo cual resultará en pérdidas.

Adoptar este enfoque hace empresas y empresarios más efectivos y eficientes.

Prial_footer

Menú Principal