En nuestra región tendemos a hacer negocios, no empresas. Y trabajamos y trabajamos en nuestros negocios – MPYME se les dice oficialmente-  sin saber que cada día que trabajamos en el negocio podríamos estar creando valor. Valor que se cambia por dinero.

En mi experiencia, he visto negocios que han durado más de cincuenta años y después nada, desaparecen.  Sin dejar rastro.

Una empresa es un sistema generador de  rentabilidad, riqueza y valor de mercado.

Un negocio, por otro lado, genera flujos de efectivo, que a veces es rentable y a veces no.  En un negocio dejamos a un lado la generación de riqueza y valor de mercado.

Una empresa genera valor de mercado que es  el monto económico que el mercado está dispuesto a pagar por adquirir tu empresa. No confundirlo con el valor de los activos. El valor de mercado llega a ser muy superior al valor de los activos ya que mucho de su componente es intangible.

Y este valor de mercado se construye con los años y la capacidad para generar utilidades, pero sobre todo con la percepción que tienen de la empresa los clientes, los proveedores y el público en general. Lo que vale la empresa  para todos ellos.

Para crear valor de mercado en  una empresa, se invierte, entre otras cosas, en:

  • La calidad de los productos y servicios que se ofrecen
  • La relación con los clientes
  • La relación con los proveedores
  • La marca de la empresa
  • La publicidad
  • Todo lo anterior integrado con procesos, procedimientos y sistemas de información.

Cuando uno inicia un negocio, ciertos puntos de los anteriores no les invertimos debido a que lo estamos haciendo en generar estabilidad de ingresos y rentabilidad, sin embargo,  en el mediano plazo es conveniente iniciar una estrategia de inversión en la generación de valor. Hacer una empresa.

Le generación de valor de mercado es un seguro para las empresas y una inversión para los dueños. Es un buen negocio.

Para las empresas es un seguro de subsistencia  ya que una estrategia de valor de mercado crea un paquete vendible a cualquier inversionista privado o en mercados públicos. Vivimos en un mundo que cada vez se integra más y las adquisiciones y fusiones  de empresas son operaciones  que cada vez toman más  importancia. Esto permite una larga vida a una empresa, ya sea en manos de sus originales dueños o en otras manos.

Por otro lado, el valor de mercado permite a los dueños obtener financiamiento más barato en los mercados financieros y permite asociarse con otros jugadores nacionales  e internacionales.

Finalmente, el valor de mercado  permite a los dueños vender su empresa a un precio que les permita recuperar con creses todos los años de esfuerzo y recapitalizarse para emprender nuevos proyectos de vida y de negocios. Tal  es el caso de los dueños de grupo Gigante y Aurrerá.

En con conclusión, un negocio se traspasa, una empresa se vende, y se vende porque tiene valor de mercado.

Menú Principal