inversionistas

Con frecuencia escucho de personas que quieren iniciar un negocio – aquellos que la moda llama “emprendedores”- que lo único que necesitan es dinero: “tengo muchas ideas, pero no tengo dinero”, “hay mucha gente con proyectos, pero no hay dinero”, “si el gobierno nos apoyara, ya hubiera puesto mi negocio”.

La verdad es que si hay dinero, aun que parezca lo contrario, y lo que en realidad escasea son los buenos proyectos de negocios.

Propongo el siguiente ejercicio. Imagina que te has pasado años de tu vida construyendo un patrimonio, suficiente para sostener el bienestar tuyo y de tu familia, y además has acumulado propiedades, inversiones y dinero líquido, ahorros. Es decir, has probado capacidad para hacer dinero. Sanidad e independencia financiera.

Sigamos imaginando. Un día viene a tu puerta alguien que dice tener una gran idea de negocios. Un proyecto, que más bien es una idea, que va a convertirse en un gran negocio y que solamente hace falta tú dinero para que esto se haga realidad.

Incluso hay “emprendedores” que proponen y solicitan fondos para realizar un “proyecto” en el cual ni siquiera se ha considerado la posibilidad de ganancias o retornos, es decir, por el puro gusto de hacerlo.

Pregunto: ¿Le darías tu dinero?

Mi recomendación para aquellos emprendedores buscando recursos para realizar sus proyectos es: demuestra respeto a la trayectoria e inteligencia de quien solicitas sus recursos.

A demás propongo tomen en cuenta lo siguiente:

  1. No te presentes con una idea de negocios, preséntate con un proyecto de negocios.
  2. Tu proyecto de negocios debe demostrar trabajo de una buena investigación e información valiosa y relevante para quien se lo vas a presentar. Haz tu tarea.
  3. Demuestra que ya iniciaste el proyecto, que ya invertiste tiempo, dinero y esfuerzo para hacerlo realidad. Hay una gran distancia entre “voy a hacer” y “ya hice”. No te presentes con un “voy a hacer”.
  4. Recuerda, estamos hablando de negocios, no de beneficencia. Expresa claramente cuánto requieres, dónde y cómo lo vas a poner atrabajar, y sobre todo, cuánto se va a ganar y cuándo.
  5. Si vas a experimentar, experimenta con tus recursos. Primero aprende a hacer de un peso dos. Después busca inversionistas.

Recuerda, vas a hablar con alguien que sabe hacer dinero y, al solicitar inversión, te conviertes en dos cosas: riesgo y oportunidad.

Prepárate, haz tu tarea y conviértete en una oportunidad de negocio para tus inversionistas.

Prial_footer

Menú Principal